Mientras países europeos como Alemania, Francia, Austria reciclan hasta el 60% por ciento de sus llantas usadas, en México prácticamente no existe tal reciclado

LAS LLANTAS Y SU GRAN IMPACTO AMBIENTAL

Mientras países europeos como Alemania, Francia, Austria reciclan hasta el 60% por ciento de sus llantas usadas, en México prácticamente no existe tal reciclado

Mientras países europeos como Alemania, Francia, Austria reciclan hasta el 60% por ciento de sus llantas usadas, en México prácticamente no existe tal reciclado

LLANTAS UN IMPACTO AMBIENTAL (2) LLANTAS UN IMPACTO AMBIENTAL (4)

 

LAS LLANTAS Y SU GRAN IMPACTO AMBIENTAL

 

Mientras países europeos como Alemania, Francia, Austria reciclan hasta el 60% por ciento de sus llantas usadas, en México prácticamente no existe tal reciclado, debido a la poca conciencia ambiental y a un casi inexistente sistema de control y de mecanismos necesarios para el correcto tratamiento de recuperación de llantas fuera de uso. Según estudios del Instituto Nacional de Ecología, se estima que solo en el 2010 se emitieron en nuestro país aproximadamente 440 Millones de Toneladas de CO² únicamente de procedencia antropógena (Actividades humanas entre el Transporte, Industria, Generación de Electricidad, Hogares, Comercios y Actividades Agropecuarias).

 

Hay millones de llantas que se desechan anualmente en México el 91% terminan en lotes baldíos ríos, carreteras, dicha situación no solo arruina nuestros paisajes sino que se convierte en un factor generador de incendios. Este último es el problema más serio ya que ocasiona severos daños a nuestra salud, pues como se ha verificado, varios estudios técnicos han demostrado que la quema de llantas libera sustancias de máxima peligrosidad para el ser humano, tales como monóxido de carbono, furanos, tolueno, benceno y óxido de plomo, los efectos dañinos que estos pueden ocasionar a nuestra salud son irreversibles.

 

¿Cómo están hechas las llantas?

 

Las llantas están compuestas por 3 materiales los cuales son: alambres de acero “armónico”, elastómeros mejor conocidos como goma, y fibras textiles, todos estos son materiales que a partir de su reducción, pueden ser reutilizados en nuevos procesos productivos.

 

Las llantas de automóvil están formadas por:

  • Elastómero SBR* 70%
  • Alambres de acero “armónico” 15%
  • Fibras textiles 15%

 

Llantas de camiones para transporte:

  • Elastómero NR* 70%
  • Alambres de acero “armónico” 31%
  • Fibras textiles 1%

 

Llantas de maquinaria para excavación (preparación del terreno):

  • Elastómero SBR* 70%
  • Alambres de acero “armónico” 15%
  • Fibras textiles 15%

 

Llantas de maquinaria agrícola:

  • Elastómero NR* 70%
  • Alambres de acero “armónico” 5%
  • Fibras textiles 25%

 

Plantas recicladoras de llantas usadas

 

Para poder reciclar los materiales que conforman las llantas, es necesario que estas se sometan a los siguientes procesos:

 

  • Destalonamiento: es la remoción de los alambres de acero “armónico”
  • Trituración: es la reducción volumétrica de la llanta entera a trozos más pequeños, esta operación está compuesta por dos fases: la trituración primaria y la trituración secundaria.
  • Granulación primaria: es la reducción volumétrica de los trozos de llantas (provenientes de las fases de trituración) en granos.
  • Granulación secundaria (refinar el grano): para obtener un grano aún más fino y seleccionar los granos en base a su tamaño.
  • Desmetalizado (separación magnética del acero): Esta es una unidad que se emplea para separar el fierro de los demás materiales.
  • Aspiración de polvos (limpieza): son los sistemas de extracción para la aspiración de polvos de tela y de goma. Este sistema de ‘aspiración de polvos’ está formado por: el ciclón reductor de polvos, electro aspirador, roto válvulas, filtro de mangas y las tubaciones.

 

Infortunadamente este proceso sólo puede darse una vez, de manera que el caucho de una llanta no puede volverse a someter a un proceso de vulcanización, sus enlaces químicos simplemente no pueden formarse de nuevo. Es difícil dimensionar el daño que una sola llanta podría producirle al ambiente, nuestra calidad de vida y la salud del planeta. Si bien el caucho vulcanizado de una llanta por sí solo no es tóxico, la perspectiva cambia si consideramos que en México se desechan 40 Millones de llantas al año.

 

La lamentable quema de llantas

 

Por si esto fuera poco, históricamente las llantas se han desechado y “reutilizado” como combustible por algunas industrias. Esto es porque, por un lado, a nadie le interesa conservar llantas; y por otro lado, aunque el caucho de las llantas es muy difícil de encender, una vez que prenden sus llamas son muy difíciles de apagar, convirtiéndolas en un combustible barato e ideal para algunos hornos industriales que dependen de estar encendidos las 24 horas los 365 días del año. La quema de llantas genera contaminantes extremadamente nocivos para la salud y gases que contribuyen al calentamiento global. Por medio de estudios médicos se ha demostrado que el humo de las llantas causa entre otros males:

 

  • Cáncer,
  • Enfermedades mutagénicas,
  • Asma,
  • Enfermedades bronquiales y pulmonares,
  • Estrés
  • Contaminación visual, del aire y de los mantos freáticos.

 

Es realmente una lástima que un producto tan resistente, sofisticado y noble como el caucho vulcanizado de una llanta termine quemándose y derivándose en una nube de contaminantes primarios. Estos contaminantes son sustancias extremadamente dañinas, que al insertarse en el ambiente se descomponen por acción del Sol y la humedad, se mezclan con otras sustancias y mutan por el simple efecto de las condiciones climáticas del día, derivándose en otros cientos de compuestos extremadamente tóxicos.

 

La llanta un gran contaminante

 

También, liberan las moléculas de CO² que rebotan la luz y el calor en todas direcciones impidiendo que las radiaciones solares escapen de la atmósfera al espacio, en un fenómeno conocido como Efecto Invernadero y que es el principal factor causante del calentamiento global. Al combinarse con otros factores, como el exceso de asfalto y concreto en el tejido urbano de grandes ciudades, como la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, puede elevar la temperatura hasta 8 grados, incluso en el subsuelo, en otro efecto conocido como Isla de Calor. El CO² es también el principal responsable de las dramáticas modificaciones del clima.

 

Por todo esto, es necesario que en México al igual que otros países que ya han tomado conciencia de este gran daño que se le ha ocasionado al medio ambiente, se tomen las medidas adecuadas y con la concientización de la ciudadanía, esperemos que poco a poco se llegue a minimizar esta forma tan directa de contaminar.

 

Fuentes: www.tiendaverde.com/reciclar-llantas

Imágenes: Google