El cultivo del nopal tunero, al ser de plantas nativas, de bajo manejo y perene, favorece la presencia de otras plantas, que a su vez atraen otras especies de animales

EL NOPAL PARA UNA MEJORA ECONÓMICA Y ECOLÓGICA EN JALISCO

El cultivo del nopal tunero, al ser de plantas nativas, de bajo manejo y perene, favorece la presencia de otras plantas

El cultivo del nopal tunero, al ser de plantas nativas, de bajo manejo y perene, favorece la presencia de otras plantas

EL NOPAL PARA UNA MOJORA ECONÓMICA Y ECOLÓGICA EN JALISCO (3)

EL NOPAL PARA UNA MEJORA ECONÓMICA Y ECOLÓGICA EN JALISCO

Se le llama opuntia, es un género de plantas de la familia de las cactáceas que consta de más de 300 especies, todas oriundas del continente americano, que habitan desde el norte de Estados Unidos hasta la Patagonia, donde crecen de forma silvestre. La especie tipo es Opuntia ficus-indica, conocida popularmente como nopal, tuna o chumbera; sus frutos comestibles, las tunas o higos chumbos, son muy populares en México, Chile, Noroeste de Argentina, Perú, Sicilia, en el sur de Italia, las Islas Canarias, donde incluso se hacen productos tales como zumos, dulces o cerveza con sus frutos. También se encuentra asilvestrada por gran parte del África Occidental, aunque su popularidad y aprovechamiento es desigual, y en algunas zonas inexistentes.

El cultivo del nopal tunero, al ser de plantas nativas, de bajo manejo y perene, favorece la presencia de otras plantas, que a su vez atraen otras especies de animales, como conejos, que los habitantes de la región de los llanos de Ojuelos Jalisco, al ser de escasos ingresos, aprovechan para consumo, también utilizan el espacio entre sus nopales para sembrar frijol, ya que estos conservan mayor humedad y la cosecha resulta mejor.

Desde 2013 es realizado y cubre parte de Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí y Guanajuato. Para evaluar cómo las áreas naturales modificadas por la agricultura (intensiva o tradicional), y sistemas de menor impacto, como el cultivo de nopal tunero pudieran considerarse para incluirlas en un esquema comunitario de conservación biológica. Se busca erradicar la diversidad de vertebrados terrestres en diferentes tipos de vegetación: pastizales en malas condiciones, cultivos como maíz, frijol, nopal tunero y matorrales naturales.

Lo que estamos viendo es que el cultivo del nopal tunero es noble en el sentido de que ofrece alimento y refugio tanto para especies de vertebrados típicas de pastizal como también para especies de matorral. No se trata de convertir todo a cultivo de nopal tunero, sino de valorar el papel que desempeña, y que no desaparezca, que de lo contrario, podrían introducirse cultivos de temporal o ganadería, y esto último es de mayor impacto para la biodiversidad y los servicios eco-sistémicos, que tener un cultivo de nopal tunero, por lo que debería buscarse un esquema mixto donde se consideren los hábitats silvestres y las actividades productivas.

Es lamentable que el gobierno apoye de forma escaza los cultivos del nopal tunero. Al ser una región de alta marginación, los campesinos tumban su huerta y meten maíz, frijol, para recibir el apoyo del gobierno, pero como la precipitación es tan errática, que las cosechas prácticamente no les producen casi ni para ellos, por lo que la inversión es a “fondo perdido”, y lo más preocupante es que se pierde la diversidad biológica y los servicios eco-sistémicos que el nopal tunero ofrece.

Fuentes: http://www.udg.mx
Imágenes: Google

 

2 Comments

  • Web Hosting / junio 28, 2017 at 8:37 am

    El nopal fue usado por los nativos americanos con fines terapeuticos pero tambien ha probado tener unas propiedades termicas increibles, por lo que se trata de un buen impermeabilizante. Los indigenas mezclaban el nopal con arena para pintar sus templos, mientras los espanoles impermeabilizaban  los conventos con este mezclandolo con azogue.

    Responder
    • Elizabeth Gomez / junio 28, 2017 at 5:11 pm

      Muchas Gracias por su aporte, realmente nuestro país es grandioso tenemos tantos alimentos que aportan de muchas maneras

      Responder