“Queremos que ellos aprendan a construir con sus manos, con tierra de allí mismo, viviendas más dignas y adaptables al clima.

DESDE CHIHUAHUA CASAS ECOLOGICAS PARA LOS TARAHUMARAS

José Román Rubio López, representante (COCYP) “Estamos haciendo esfuerzos para tratar de enseñarles a construir sus viviendas ecológicas con la intención de mejorar su calidad de vida por lo menos un poco”.

José Román Rubio López, representante (COCYP) “Estamos haciendo esfuerzos para tratar de enseñarles a construir sus viviendas ecológicas con la intención de mejorar su calidad de vida por lo menos un poco”.

 

CASAS ECOLOGICAS PARA LOS TARAHUMARAS - 03

DESDE CHIHUAHUA
CASAS ECOLOGICAS PARA LOS TARAHUMARAS

Indígenas Rarámuris que viven en los límites de los estados de Chihuahua y Sinaloa, se enfrentan al abandono total por parte de las autoridades ya que carecen prácticamente de todo, denunciaron organizaciones civiles. José Román Rubio López, representante de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares (COCYP), señaló que en la comunidad conocida como Sinaloa de Leyva, ubicada prácticamente sobre la línea divisoria de ambos estados y en colindancia con Guadalupe y Calvo y Morelos, los indígenas están olvidados.

“Son tarahumaras que, cuando la división política se dio, quedaron en ese punto pero tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano mexicano”. Agregó que se ha intentado informar de la situación en la que viven estas personas, debido a que “se encuentran en el olvido y la marginación; hay una gran indiferencia hacia ellos además de que podemos decir que son inexistente para las autoridades ya que no cuentan con un acta de nacimiento y en consecuencia no tienen credencial de elector, por lo que no pueden tener acceso a programas de apoyo”.

Aunado a ello, dijo, están recluidos en la sierra sin servicios de salud, ni educación, no tienen lo básico para sobrevivir y sus derechos son pisoteados constantemente. “Es una situación muy precaria en la que se encuentran y su nombre no aparece ni por error en la Cruzada contra el Hambre que sólo es demagogia, litros de saliva y tinta se han regado para publicitarlo pero hay gente como está a la que no le llega la ayuda. El programa Prospera, beneficia sólo a unos cuantos”.

Ante esto, dijo Rubio, se está buscando la manera de apoyar a las personas que viven entre los dos estados, de las cuales no se tiene un conteo exacto pero podrían ser entre 2 mil 500 y 5 mil. “Estamos haciendo esfuerzos para tratar de enseñarles a construir sus viviendas ecológicas con la intención de mejorar su calidad de vida por lo menos un poco”.

Luego de conocer la situación en la que viven indígenas Rarámuris avecindados entre Chihuahua y Sinaloa, el chihuahuense Ramón Quintana, informó que acudirá a dicha región para capacitar a la gente en la construcción de viviendas ecológicas y que puedan de esa forma, contar con un espacio digno donde habitar. “Las organizaciones civiles me invitaron y fue muy impactante ver las condiciones en las que se encuentran. No hay escuelas, centros de salud, nada. Están abandonados”.

Ante esto, dijo, se impartirán tres talleres, con duración de una semana cada uno, durante los meses de agosto, septiembre y octubre. Dos de ellos será con los Rarámuris y el tercero con indígenas mayos. “Queremos que ellos aprendan a construir con sus manos, con tierra de allí mismo, viviendas más dignas y adaptables al clima. Eso será en la sierra y en la Bahía de Navachiste se construirá un centro ceremonial para los mayos”.

De primera instancia, indicó, serán alrededor de 250 familias las beneficiarias en la sierra y 400 más en la costa. “El hecho de que oficialmente no existan –porque no tienen acta de nacimiento- significa que tampoco les llegan recursos. Viven en condiciones pésimas, sin caminos, sin servicios básicos, prácticamente en la miseria. Algunos de ellos van a trabajar a los campos agrícolas de Sinaloa pero a pesar de que laboran jornadas de hasta 14 horas, tienen ingresos raquíticos con los que apenas sobreviven”.

Fuente: www.diarioch.com.mx
Imágenes Google