El cálculo del impacto ambiental de un smartphone debe tener en cuenta todo el ciclo de vida.

¿Cuánto contamina nuestro teléfono móvil?

30636-791-550 china-reciclaje-piezas fairphone-se-ha-propuesto-ser-un-smartphone-lo-mas-sostenible-posible

¿Cuánto contamina nuestro teléfono móvil?

 

El cálculo del impacto ambiental de un smartphone debe tener en cuenta todo el ciclo de vida. Por supuesto, la fase de mayor producción de gases de efecto invernadero es la inicial, en la que se extraen las materias primas necesarias para la fabricación, pero, luego, se deben analizar también el transporte, el consumo de energía y la eliminación.

 

La edición estadounidense de Wired ha calculado el número de kilómetros recorridos por los diversos componentes del iPhone antes de ser ensamblados: el total supera los 800.000. Las piezas que componen el iPhone son, de hecho, producidas por decenas de diferentes empresas que operan fundamentalmente en China, Japón y Taiwán.

 

La conexión de todos los teléfonos móviles del mundo supone ya el 2% de la emisión global de gases con efecto invernadero. “Cada correo electrónico genera 4 gramos de CO2 y el envío de 65 emails equivale a recorrer un kilómetro en automóvil”, ilustra la consultora FTI Consulting.

 

La Comisión Europea calcula que los inmensos centros de datos y servidores necesarios por el aumento exponencial del tráfico de datos consumen el 35% de la energía de todo el sector de las telecomunicaciones. Y que entre el 35% y el 40% de la factura de la luz de los centros de datos se debe a los procesos de refrigeración de los locales que albergan los servidores.

 

Gigantes como Google, Facebook, Apple o Microsoft ya han empezado a invertir miles de millones para reducir la huella de CO2 de sus centros de datos. Apple, en particular, asegura producir y contratar energía renovable para el 93% de sus oficinas, tiendas y centros de datos en el mundo.

 

Basura electrónica

 

Terminado su servicio, el móvil acaba en el vertedero. Según datos de Naciones Unidas, se estima que cada año se generan unas 50 millones de toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en todo el mundo, lo que la convierte en la basura que más rápido crece en la actualidad, entre un 16% y un 28% cada cinco años.

 

Nota: La Vanguardia

Imágenes: Google